El "Cloud Computing se abre camino en España

El cloud computing está desprendiéndose de la etiqueta de tecnología emergente a medida que la oferta de servicios de la industria ha madurado. Según un estudio de la consultora Penteo, en estos momentos la informática en la nube es la cuarta prioridad en la agenda de inversión en tecnología en las empresas españolas, por detrás de la movilidad, la seguridad y el análisis de datos. Hace dos años, se situaba en el noveno puesto en la agenda tecnológica de las compañías.
Un 61% de las empresas españolas tiene en marcha proyectos en la nube. En el caso del software –lo que se conoce como SaaS o software como servicio–, el porcentaje se eleva hasta el 75%.
Pymes
El modelo de pago por uso asociado al cloud computing permite a las pymes acceder a las últimas tecnologías sin la necesidad de acometer grandes inversiones. La nube ayuda a las pequeñas empresas y start ups a reducir el tiempo que tardan en lanzar un producto o servicio al mercado, al poder contratar la capacidad informática o el software que necesiten de forma automática.
Los proveedores aseguran que se pueden conseguir importantes reducciones de costes, ya que, al no tener que adquirir o mantener infraestructura tecnológica, se evita la inversión de capital inicial y los costes globales de operación.
“En teoría, el cloud aporta más ventajas a la pyme que a las grandes empresas porque les permite acceder a tecnologías que, de otra forma, no podrían utilizar debido a sus costes. Sin embargo, existe aún cierto desconocimiento sobre qué beneficios les puede aportar”, explica Iván González, director de Penteo Barcelona.
Aunque aún queda mucho camino que recorrer, el estudio de Penteo demuestra que las empresas españolas están incrementando los presupuestos dedicados al cloud de manera paulatina. Un 92% de las compañías mantendrá o incrementará su inversión en el ámbito de software en la nube.
En este ámbito, las compañías están sobre todo interesadas en la adopción de soluciones de colaboración, el correo y el software de gestión de las relaciones con los clientes (CRM).
Las empresas españolas se decantan por la informática en la nube para buscar más flexibilidad y ahorrar costes en su operativa tecnológica.
Sin embargo, las cuestiones relativas a la seguridad del modelo y la ubicación de los datos en los sistemas de los proveedores siguen provocando recelos.